Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

martes, 20 de febrero de 2007

Riaño Vive...en la casa de humo

Foto hecha en Riaño (años 30 siglo XX) por Leopoldo Torrés Balbás para su obra
"La Arquitectura Popular Española"
...la vieja casa riañesa,
de piedra y tierra,
de roble y paja,
al calor de la lumbre,

de las cabras,
de las vacas...,
todo es negro,
sobre el humo de las brasas.


Nuestra vieja Casa de Humo, o dicho de otra forma, la vivienda de nuestros  más antiguos ancestros. Con su techo de paja y su singular Horcón que la sostiene y que ha hecho posible su supervivencia y la de un pueblo como pueblo, durante tantas y tantas generaciones, siglo tras siglo.
Una muestra original, única, de la Arquitectura Popular en la Península Ibérica. Una arquitectura rica y variada que hoy en día, después de años de insensibilidad por nuestra parte, y por la desidia reinante de las instituciones,  esta por desgracia prácticamente extinguida. En nuestra Montaña solo quedan unas pocas de esas formas geniales; de esa que podríamos llamar "arquitectura de las manos". Las Manos de la gente del pueblo que fueron quenes las construyeron. Gracias a ellos también podríamos decir que hoy todos tenemos nuestras magníficas casas de loza y hormigón, de las que estamos tan orgullosos.
La llamada Casa de humo, es como hemos dicho, una singular construcción que ha sido objeto de estudio en muchas ocasiones por arquitectos de renombre y que   está  adaptada a las duras condiciones de su entorno de vida en la Montaña. Perdurando a través de los siglos desde su origen en los castros vadinienses,  hasta bien entrado el siglo XX. Las últimas personas que vivieron bajo un techo de paja de centeno en la montaña fueron el matrimonio de  Gerardo y Leandra con sus hijas en el pueblo de Los Espejos de la Reina. Hasta no hace mucho, en 1985.
En Lois, Un conocido señor llamado Noris vivió bajo su techo de paja hasta morir no hace mucho años.
Hoy día ninguna casa de humo (todas construidas siglos atrás), cumple ya con su función original. Las que no han caído victimas del abandono y desuso, han sido modificadas en mayor o menor medida para convertirse en nuevas cuadras, horneras, viviendas nuevas, etc.. Ninguna de ellas mantiene hoy su techumbre de paja; Aunque también podemos decir que si no hubiera sido por la feosa uralita que las cubre, ahora, muchas más serían escombro.

Solo nos queda la esperanza de recuperar una o dos casas con posibilidad de que puedan volver a ser lo que eran de verdad por dentro y por fuera. Es una obligación de todos el hacerlo y no es difícil conseguirlo. Después, tal como están las cosas en la Montaña de Riaño, quizá, deberíamos sentirnos orgullosos.
Si quieres conocerla mejor echa un vistazo a este trabajo que ha realizado un enamorado de su tierra y su historia, Antonio González Matorra:


Nuestra casa de humo
Dibujo: Leopoldo Torrés Balbás
Desde 2009 todos podemos visitar una estupenda réplica construida dentro del Museo Etnográfico Comarcal de Riaño.
...¡riañeses del mundo...¡Venid a veros!
En el pueblo de Lois se ha restaurado la casa de Noris para ser visitada.


Publicado en el Diario de León(4/01/2009): El Museo de Riaño recupera la identidad de todo un valle

Carta (7/1/2009): Riaño, memoria viva

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...