Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

domingo, 23 de diciembre de 2007

...en el rio


Mi infancia son recuerdos de mil andanzas junto al Rio,
tantos momentos ahí vividos, junto a mis amigos.
Fotografía: Libro RIAÑO VIVE (1987)
--
".... Hemos dejado en el camino del despropósito un reguero de paraísos naturales perdidos, en los que las aguas eran su sostén mas imprescindible. Riaño es otra de nuestras últimas irracionalidades. ¡Cuánta belleza quedó allí sepultada! ¡Qué valle tan irrepetible, tan hermoso, perdimos estúpidamente, para nada, ¿para siempre? ¿Merecía la pena tanta destrucción, tanto dinero y tanta violencia como allí se utilizaron?...... Hemos destruido muchas cosas cuando eran tiempos ya de conservarlas, cuando eran espacios de naturaleza escasa. Todo eso no se puede olvidar. Tenemos la obligación de recordárnoslo, para que quien venga detrás sepa, al menos, por dónde no se debe encauzar la política hidráulica del país. Que quede al menos la mala conciencia, la lección abierta, y el testimonio de la denuncia."
Javier Martínez Gil (Fundación Nueva Cultura del Agua).
--
el año 2000, en su evaluación a nivel mundial de la construcción de grandes proyectos hidroeléctricos, la Comisión Mundial sobre las Represas (CMR) –entidad intersectorial e interdisciplinaria del más alto nivel-, comprobó que en el ámbito de los impactos sociales, en torno a estas obras son recurrentes la generación de pobreza y de otras patologías sociales y culturales en las zonas afectadas, y el fracaso de las prácticas de relocalización de personas y comunidades, especialmente en el caso de campesinos y grupos indígenas.
El investigador Patrick Mc Cully, autor de “Ríos Silenciados”, especialista en el tema y muy cercano al proceso de la CMR, afirma que en el trasfondo de estos proyectos siempre priman poderosos intereses comerciales privados, en vez de los intereses públicos, y que, como norma, el secretismo durante las fases de evaluación e instalación bloquea los procesos democráticos de planificación, toma de decisiones y fiscalización ciudadana. Se repiten varios actores que se articulan de manera invisible para que los proyectos se concreten: los políticos locales y los funcionarios públicos afines por cooptación o ideología, las grandes agencias financieras y empresas de ingeniería y construcción.
Juan Pablo Orrego y Patricio López , Ecosistemas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...