Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

domingo, 26 de julio de 2009

...en Manpodre


Riaño Vive en las cumbres de las montañas que lo rodean y dan nombre. Montañas que lo han visto nacer crecer y desaparecer en un breve espacio de tiempo de su existencia y que puede que ahora lo estén echando de menos.
Riaño es nombre de montaña, nombre de río como el mismo así suena. Tierra fuerte que allá lo lleva. Siluetas de cumbres que cubre la niebla. Sol bravío y praderas serenas donde han pastado durante siglos las ovejas de mesta.
Y así encontramos al hombre que cuida de ellas, y que se guarece en el viejo chozo de la majada, allí arriba, siempre cerca de las peñas.
En Manpodre los he visto de nuevo; en la majada de “La Pared” de Maraña. El pastor de hoy con sus pantalones vaqueros y el de ayer, en el viejo pasado de los corrales de piedra caídos y el chozo sin techo. Testimonio del duro trabajo de tiempos pasados. El modo de vida de nuestros ancestros que hoy se han convertido con el paso del tiempo como inexorable destino, en profundas raíces del olvido.
Comprendo el paso del tiempo pero me pongo triste al contemplar el poco respeto que nos tenemos, tanta atonía que llevamos dentro al dejar que todo “lo viejo” la vieja cultura que nos queda, lejos de atesorarlo, lo despreciamos. Como suele decirse: “así nos va” sobre todo, de hace 45 años para acá.
Por un puñado de dólares,
lo vendo todo,
por un puñado de dólares,
viajaré lejos de mi paisaje, de mi pasado,
olvidaré mi arado, mi humilde mesa, mis allegados,
caminaré sin carro por los nuevos caminos encontrados,
y por ellos quedará perdido, el sudor de mi trabajo,
Lejos de mi tierra.
Desde la cima de la montaña en la peña La Cruz, contemplo su belleza altanera y mi imaginación vuela. Mis problemas ahora parecen bagatelas. Mirando al horizonte, todo es nada.
Mientras hablamos con Raúl, un gran CAMINANTE de Pallide con el que nos hemos encontrado, los rebecos echan la siesta tranquilamente sobre los neveros del circo de rocas que forman las cumbres de Manpodre. Ha sido un subida pindia en algunos momentos sobre todo al llegar a la collada que da paso al valle de Valverde donde la hierva apisonada y desgarrada por los aludes de nieve era nuestro camino. Subimos por una vereda desde la majada “la Pared” por el interior del circo sobre rocas sueltas hasta llegar a esta collada, ya cerca de la peña de la Cruz. Un último trecho y en unos minutos estamos en el alto. Satisfechos como siempre, intentamos que nuestros ojos crezcan para poder ver tanta grandeza desde esta mítica peña.
Cuentan que Manpodre fue refugio de combatientes cantabros-vadinienses en la lucha contra la dominación de Roma. Estos eran capturados y sus manos cortadas para no poder empuñar nunca mas un arma Manpodre = Manus putres (manos cortadas)….que tiempos aquellos.
Un saludo amigos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...