Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

jueves, 18 de abril de 2013

...en Salamina

Novela de Javier Negrete (2008) que da vida a la historia que aquí mencionamos.
Hay que ver las cosas que nos cuenta la Historia; en este caso, un episodio épico de la historia de la Grecia Clásica. Un ejemplo de lo que significa la sencilla frase de “la unión hace la fuerza”. Sencilla, y a la vez, tan difícil.
Los hechos de la historia que a continuación mencionamos son gracias al relato del historiador griego, Herodoto.

Herodoto (s. V a. C.) “Padre de la Historia”  como dijo Cicerón.
Inauguró la pasión por el análisis sistemático del pasado como registro de modos de actuación capaz de influir en el presente y el futuro. Capacidad de crítica ante el pasado como referente para el futuro.

Temístocles s. V a. C.  General estratega griego.
Derrotó al poderoso ejército Persa del “rey de reyes”  Jerjes, en la batalla naval de Salamina el 29 de septiembre del 480 a. C. poco después de haber sido exterminados los 300 de Leónidas en el desfiladero de la Termópilas. Hecho este, que ayudo a ganar tiempo para la batalla naval que se avecinaba a las órdenes del estratega Temístocles
La estrategia militar y la divina con el oráculo de Delfos, consiguieron apoyar la decisión de hacer frente a los persas sobre los 200 trirremes (barcos de guerra a remo) griegos, construidos para la guerra en la alianza entre Atenas y Esparta contra los persas. Religión, política y la polis (la ciudad) se unieron para hacer frente al poderoso invasor. Las naves constituían así la columna vertebral de la demos (pueblo) de Atenas, guiadas por el general Temístocles y presentarían batalla a los persas después de desalojar la ciudad y subir a las naves para dirigirse a la isla de Salamina donde formarán temporalmente una nueva polis fuera de su tradicional ámbito espacial.
En el transcurso de los preparativos que anteceden al choque naval, un general llamado Adimanto llamó apátrida a Temístocles por abandonar su ciudad queriéndole así quitar su voz y voto en el consejo de guerra anterior a la batalla. Un situación sin duda, como poco espectacular.
La voluntad de la demos de Atenas de abandonar la ciudad a su suerte comportaba un alejamiento de aquellos lugares que simbolizaban los más inconfundibles signos de identidad ciudadana. Su traslado a Salamina implicaba un extraordinario potencial reflexivo por parte de la ciudadanía que se mostró capaz de arriesgarlo todo por conservar su autonomía. Atenas sería saqueada a placer y masacrados sus últimos defensores mientras la estrategia de Temístocles había logrado atraer a gran parte de la armada Persa a un nuevo escenario de combate sobre las aguas reducidas del golfo. Allí se decidió la suerte final de la demos de Atenas…
Los atenienses volvieron a su arrasada  ciudad de origen desde donde comenzaron de nuevo la gesta de su futuro convirtiéndose en poco tiempo en el mayor centro de poder e influencia en todo el Mediterráneo durante todo el siglo V y VI a. C. sembrando la semilla de lo que hoy conocemos como civilización occidental.

RIAÑO VIVE
Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...