Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

viernes, 22 de junio de 2018

... en RIAÑO, CINCO VILLAS...



RIAÑO: CINCO VILLAS.

RÁFAGAS HISTÓRICAS. RIAÑO, PEDROSA, LOIS, LIEGOS Y ACEBEDO.

De JOSÉ MARÍA CANAL SÁNCHEZ-PAGÍN


Cuenta su autor, JOSÉ MARÍA CANAL SÁNCHEZ-PAGÍN, investigador incansable en busca de los más viejos vestigios de nuestra historia allá donde estén, que el impulso final para escribir este libro lo encontró con un grupo de jóvenes de Riaño mientras conversaban contemplando el valle desde el “Puente de la Frenzosa”. Esos jóvenes, entre los que se encontraba José Ricardo Rojo, ”caritos”, le pedían que escribiera la historia de su pueblo, por lo que pudiera suceder, ante la amenaza de su destrucción.

Ilustrado en su portada y contraportada por la mirada de José María G. Ibáñez, esta obra sobre la historia de cinco viilas de nuestra montaña, es hoy un valioso y entrañable documento que nos ayuda a un conocimiento más cercano de nuestros pueblos. Mas, en el caso de Riaño y Pedrosa del Rey, hechos desaparecer cruelmente de la faz de la tierra, ayer, que fue, hace ya más de 30 años.
En esta obra, escrita después de la titulada:  “El Concejo de Burón”, José María nos pone al día con el rigor que suele, de los acontecimientos históricos y las personas que los vivieron, desde el principio de los tiempos, marcados por las huellas de las guerras cántabras y la posterior romanización de la tribu de los vadinienses; hasta el momento en que la obra se lleva a cabo, en los últimos días de vida de los pueblos, antes de ser hechos escombro por quienes construyeron el embalse que luego cubrió de agua la Montaña de Riaño. Además de la crónica histórica, nos hace una interesante relación generalizada de los topónimos de cada villa, y por supuesto, también de los curas y párrocos que en ellas vivieron.

“Ráfagas históricas”, titula el autor, debido a la poca documentación existente en realidad de la mayoría de nuestros pueblos, como es el caso de Riaño, Riángulo en el sigo X. Aún así, nos muestra el proceso histórico vivido en la localidad riañesa a través de los siglos, desde la existencia de sus primeras señoríos eclesiásticos pertenecientes a los antiguos monasterios de Sahagún y San Pedro de Eslonza; hasta la etapa  marcada por el dominio de los señoríos seculares desde el siglo XV hasta los años posteriores a las Cortes de Cádiz con la instauración de los partidos judiciales en 1835, lo que explica un poco también, la poca relevancia documental de la villa durante estos siglos.  Su fase de cambio y crecimiento en el siglo XIX, en el que se convierte en centro administrativo y comercial de toda la comarca. Como anécdota histórica de la etapa más oscura, nos relata el suceso vivido un martes y trece de julio de 1535 con el asesinato del Arcipreste de Burón en la plaza del Mercado de Riaño.

Pedrosa de la Ponte, antes que del Rey; villa de realengo, siempre independiente y especial, a orillas del rio Bierón, con el antiguo puente como único superviviente hoy, de su gloriosa historia. Su priorato, sus casas de Villanoble, su hijos ilustres como fue Antonio Valbuena; y una interesante muestra de los textos del padrón de 1585 con la descripción de la declaración de sus haciendas por parte de los habitantes del pueblo.

Lois, antiguo Loides en el siglo X, Catedral de la Montaña, levantada por familias enraizadas en lo más rancio de la nobleza leonesa. Su cátedra y sus métodos de enseñanza, que a pesar de ellos, dieron la oportunidad de recibir las letras y las ciencias a quien no tenía medios económicos para emprender carreras. El testamento de Don Jerónimo R. Castañón, sobrino del fundador de la Catedra y  principal precursor de la Iglesia, Juan Manuel R. Castañón. El Concejo de Alión, que conserva como pocos, las esencias de los vestigios más antiguos de estas montañas.

Liegos, villa independiente distingida siempre por su hidaguía, tiene orígenes en el castro cántabro de Leiko, bien documentada en sus archivos con padrón de 1581. Su economía concejil bien organizada como lo demuestran sus archivos datados justo antes de recibir la visita de los delegados del ministro Ensenada.

Y Acebedo, Aceveto hace más de mil años, villa de señorío sometida a las familias nobles leonesas desde que se tiene constancia de su existencia.

Lois, Liegos y Acevedo, pueblos antiguos llenos de historia que hoy podemos descubrir in situ, aunque también tengan que soportar la barrera física y moral impuesta por las aguas inmisericordes de ese inmundo pantano que nunca debió existir en la nuestra montaña.

RIAÑO VIVE
por la recuperación del valle de Riaño.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...