Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

martes, 6 de enero de 2009

...en el simca 1200


Puestos a hablar de cosas serias os voy a contar lo que pasó en un simca:
Era un Simca 1200 de color marrón “intestino grueso” de un hombre que trabajaba en la oficina de correos de Riaño y que sólo conocía de vista. No hay porque pensar nada raro me dije ¿Será acaso la señora maestra?...¡NOO! me dije de nuevo, un segundo más de dudas y ya me estaba desvistiendo detrás del coche de al lado… cuatro pasos sin pensamientos, puerta abierta y p’adentro, también sin pensamientos.
Es una preciosa mañana de verano del 1987 y con la resaca de la fiesta de la noche anterior que no recuerdo donde, nos levantamos de nuestras tiendas en nuestro campamento al que llamamos, “ villapelagras”. Lo primero como casi todos los días es dirigirme al río para sentarme sobre el pontón, y dejarme caer de espaldas como un muerto al agua, para poder así resucitar. Resucitado, más o menos, el estómago nos llama al desayuno y en su busca deambulamos como hienas entre los arcones del campamento vecino de "Riaño Vivo", mejor aprovisionado que el nuestro. Para ello, cruzamos de nuevo nuestro pontón que hemos hecho derribando un chopo sobre el río y acomodándolo después. Algo que sin saberlo nosotros, tantas veces habían hecho nuestros antepasados riañeses.
Voy con Peio, un riañés de Donostia, y al salir juntos de la cabaña-bar del campamento, Nandín, con una sonrisa en sus ojos me hace una especie de proposición que yo rechazo sin más, …pero acto seguido Porfirio dobla la oferta. Sin pensarlo mucho, acepto y pido que se haga depósito del montante (2000 duros) en la faltriquera de Peio que cogió el dinero y acto seguido se lo metió en el bañador, es decir, en los cataplines.
Es el día de los peces, un día de júbilo en el pueblo que ya no tenemos pero que somos y ahora además, se presentaba prometedor anunciando ya una buena cesta a la que sin demora yo ya me encaminaba.
Al acercarme desnudo ya a la puerta del coche, observé un bulto negro como de una cabellera de una mujer al uso(me refiero a la cabellera). Abrí la puerta del conductor y muy ufano me senté poniendo mis manos sobre el volante. Miré a mi derecha y allí estaba ella ; María.
Hola..., ...¿…pero fonsín, qué haces aquí desnudo nín…?...yo contesté educadamente. ...aquí andamos, al asunto el pez... y tuvimos una pequeña y amena conversación llena de cortesía y lucidez por ambas partes..., Puedo decir contento que a partir de ese día, en ese momento, nació una nueva amistad que hoy continúa.
Ese día de septiembre todos lo pasamos en grande celebrando en el río junto al resto de mozos y mozas, entre garrafas y trasmallos, peces y truchas; la gran pesca conseguida.
Doy sinceramente las gracias a la mujer del Simca por su buena consideración hacía mí y por ayudarnos a todos a hacer de un verano horrible, algo mas llevadero.
Que sigas bien María.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...