Vive si...

Riaño Vive dentro de los que hemos vivido en él,
Anciles, Burón, Éscaro, Huelde, La Puerta, Pedrosa, Riaño, Salio...
nada nos ha llenado tanto como su todo,
debemos recuperarlo aunque solo sea un poco,
y no habrá futuro para nosotros y nuestros hijos más gratificante,
que volver a vivir en él, sin que sea un sueño.
Riaño, hace 23 años "muerto", Riaño asesinado,
y los hombres lo mataron, con sus envidias y engaños, y ahora,
después de estos años, hay quién lo quiere olvidar pero,
por mucho que se quiera, si has vivido ahí, en un lugar así,
Riaño no se olvida jamás, y más,
si ahora lo ves, hundido en la miseria, de querer ser,
lo que fue siempre, ignorando lo que fue.
.......................................que las aguas vuelvan a su cauce.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Riaño Vive...en VADO NEBIRA

Entre los siglos I-IV de nuestra era, un hombre llamado Lugua perteneciente a uno de los clanes Cántabros vadinienses de la Montaña de Riaño denominado, los cadecos, espetó esta piedra sobre la tierra en el  lugar llamado hoy “ Las tierras de san Roque”. Perteneciente al concejo de Remolina. Lo hizo, después de un dedicado trabajo sobre ella en honor a su amigo Vado Nebira. Del clan de los Ideginos, hijo de Anemide. Que yacería muerto bajo la tierra. Casualmente, es el mismo lugar donde apareció la lápida del conocido vadiniense, Tridio, de los Alonges. Al que hemos hecho una referencia en este sitio:  http://rianovive.blogspot.com/2008/04/en-el-relincho.html
Muchos siglos después, corriendo el verano de 1955, unos obreros de la cuadrilla de “los Tordos”, familia constructora del pueblo de  Riaño, trabajaban duro acarreando piedra en el tajo de la construcción del puente de Remolina que cruza hoy las aguas del río Esla. Justo debajo del muro del pantano. Al lado, se encuentran "las tierras de San Roque" y en un lindero, sobresalía pinada una piedra grande y plana, algo inclinada sobre otra más pequeña que la sostenía. El hallazgo llamó la atención de algunos aunque nadie sabía que esa piedra “diferente” llevaba ahí tanto tiempo. Era una lápida de la tribu de los vadinienses que poblaban estas montañas durante su invasión por Roma (Guerras Cántabras) y en los posteriores siglos de la romanización...algo, que pocos sabían por entonces.
El Ingeniero principal responsable de las obras, era un entusiasta de la arqueología y en una de sus visitas, mostró todo el interés por el hallazgo de tal forma que, según nos han contado la familia de “los Tordos”, un día la piedra fue metida en una caja de madera hecha por los trabajadores y subida a un camión del transportista riañés Paco Muñíz, hasta Cistierna. De allí, a un vagón del tren de la Robla  destino Bilbao. Para acabar en las instalaciones del Puerto de Bilbao donde el Ingeniero tenía un puesto importante. A los pocos meses, un hijo del "Tío Vitor", encargado de la obra, comenzó a trabajar en el puerto de Bilbao, de donde se ha retirado hace pocos años.
La imagen de la foto anterior, muestra la familia de "Los Tordos" en la romería de San Tirso 1955. El "tio Vitor" es  el de la boina y el señor en primer plano, el subordinado de A. Aguirre junto a su esposa.
La lápida fue a parar primeramente a la Casa de Náufragos de  Getxo (imagen foto) donde paso un tiempo. Posteriormente, la tuvo el Ingeniero Antonio Aguirre Ándrés en el salón de su casa de Bilbao, puesta frente a su sillón, hasta los últimos días de su vida. En su suelo de madera, dejó la lápida macadas sus huellas.
Han pasado 54 años, y la lápida de Vado Nebira, vuelve a casa esta Navidad.
Hace 2 años, Evelio González Miguel, conocido investigador de la historia y prehistoria de la Montaña de Riaño, nos narró el suceso y nos documentó sobre el posible camino de la lápida de Vado Nebira.
La Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño en colaboración con el Ayto. de Riaño, no ha dejado de seguir el rastro con entusiasmo hasta dar con ello y después de perseverar sin desánimo, ha llegado esta gran alegría por haber tenido la  gran suerte de encontrar en el camino a una mujer: La hija mayor del Ingeniero, Esperanza Aguirre Azpeitia.  Esta señora ha donado la lápida de Vado Nebira para que sea expuesta en el Museo Etnográfico Comarcal de Riaño, junto con las que ya existen.
Ante todo, Grandes e Históricas Gracias a toda la familia Aguirre. 
Os iremos contando más adelante como va este precioso CALDERO de más de 200 kilos con un valor incalculable y un gran significado. Esto sucede un 31 de Diciembre de 2009....un buen presagio. Donde se muere, se nace.

En pleno esfuerzo, sacando la lápida de las "catacumbas" donde llevaba 34 años guardada. Aqui vino a parar, desde la muerte de su primer propietario, el ingeniero Antonio Aguirre Andrés. Este señor , gran amante de la historia y la arqueología, ha dejado una importante huella en la investigación arqueológica en Vizcaya y por lo que hemos podido comprobar, sentía verdadera devoción por la piedra de Remolina. Otra vez, Gracias Antonio.

Después del esfuerzo, toda la cuadrilla con la lápida de Vado Nebira  flanqueada por dos CALDEROS, posa para la celebración del acontecimiento como debe SER, en las calles de Bilbao. Entre ellos  se encuentran el Concejal de Cultura del Ayto de Riaño y sus ayudantes. Además de colaboradores de la Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño, en Bilbao.
¡¡AUPA AMIGOS!! Ahora, un txikito con la Señora Esperanza...
                                                                                                                
Noticia en Diario de León (10-01-2010): Regreso a Riaño
Reportaje en La Crónica (11-01-2010):  Vado Nebira, el vadiniense, regresa a su casa de Riaño

Evelio nuestro valedor, se ha contrariado con nosotros por haber publicado la noticia y ahora el, publica su enfado: http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=502363
Solo un comentario por nuestra parte para decir que la Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño y sus colaboradores (entre ellos el Ayto. de Riaño), son quienes han llevado a cabo las gestiones para recuperar la lápida vadiniense de Vado Nebira, durante estos 2 últimos años. Manteniendo informado al investigador, en todo el proceso.
Bajezas a parte, como ha dicho el periodista Fulgencio Fdez., Lo más importante: La vieja piedra vadiniense cincelada por Lugua, para su amigo Vado Nebira, está en el Museo de Riaño.
Saturnino Alonso Requejo ha escrito una carta:
Carta a Tridio Alonge el vadiniense
RECUPERAR el VALLE de RIAÑO, ES TAMBIÉN, RECUPERAR NUESTRA más VIEJA HISTORIA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...